B is for Blah

Desiree Akhavan

Creo que no debería quedar ni una sola persona en la red que no se sienta ofendida por The Bisexual. En apenas 6 capítulos me he reído a carcajadas, me he enfadado con la vida, he berreado llorado y le he dado las gracias a Dios (una vez más) porque sigo sin perder la cabeza.

Sigue leyendo