Mi mejor amigo se llama David

BB

Descubrí que iba a ser diseñadora gráfica el segundo año que cursaba Informática. Me gustaba la programación y tenía cierta debilidad por las bases de datos, pero en algún momento abrí Dreamweaver y supe que tenía que cambiar de actividad en ese preciso momento.

Y eso hice.

De aquella época saqué en claro la que sería mi futura profesión, y a dos amigos para siempre. Uno terminó casado con una de mis mejores amigas y el otro es Dasecas.

El flechazo fue instantáneo. No teníamos el perfil de estudiante de informática ni de lejos, y pasábamos el tiempo libre hablando de cómics manga y de dibujo y de lo bonito que sería viajar a Japón. Él ya lo ha conseguido.

Ambos decidimos a la vez que había que dejar de picar código con urgencia y dedicarnos a lo nuestro, así que nos matriculamos primero en Ilustración y justo al terminar continuamos con Gráfica Publicitaria… y de eso hace ahora 10 años en el total de los 12 que ocupa nuestra historia.

Aunque somos esencialmente el mismo tipo de persona, siempre he admirado la limpieza y el orden que consigue imprimirle a todo. Recuerdo haberle visto ilustrar un castillo desde una perspectiva imposible y conseguir una perfecta simetría. Ahora le estoy viendo trabajar en un corto de animación, utilizando lápices, acuarelas y algo de photoshop, y consiguiendo unos resultados tan buenos que cuesta entender cómo lo logra con esos medios en plena post-explosión digital.

Esta tarde le he pedido que comparta conmigo cómo es un día de su vida cuando no está dibujando. Ahora vivimos lejos el uno del otro, y aunque estoy enterada de lo que anda haciendo, me gustaría ver cuáles son las otras cosas que le inspiran, que le alivian o que le duelen.

Y me ha dicho que sí.